Muchas veces nos pasa que cuando viajamos llevamos todo lo que creemos que podemos llegar a necesitar y a la vuelta nos arrepentimos por habernos cargado tanto con cosas que resultaron ser 100% innecesarias.

Te comparto en este artículo 5 tips que me ayudan a hacer mi maleta, cuidar mis prendas y no morir en el intento.

 

1. Hacer una lista.

Desde el momento en que confirmas tu viaje podés armar una lista que puedas actualizar cada vez que te acordas algo o sacar si al leer de vuelta te percatas que estás llevando muchas cosas innecesarias. ¡Partí de lo más básico que luego puede ser tan obvio que te olvidas! Poné todo, medias, ropa interior, abrigos, cepillo de dientes, pasaporte, cargador de celular, todo lo que puedas llegar a necesitar, eso te va a permitir estar segura a la hora de cerrar la maleta.

Yo generalmente hago en mi celular así de verdad puedo actualizarla en cualquier momento.

 

2. Preparar conjuntos.

Con el pronóstico del tiempo del destino y la lista a mano es más fácil armar los conjuntos para el viaje. Tener los conjuntos hace que saques de la maleta un montón de ropa que nos encanta pero que probablemente no usemos. Asegurate de llevar abrigos livianos como una camperita de jean o de cuero que no ocupan tanto espacio, no se arrugan y te salvan en las noches frescas. 🙂

Tip extra: tené en cuenta que si hay un lugar donde la ropa se arruga, es la maleta! No importa que tan bien la dobles, si son de las que se arrugan, acá lo harán! Así que te recomiendo que no lleves las prendas dificiles de planchar para evitar stress cuando quieras usarla. Eso si, las prendas de algodón podés plancharlas con el secador de pelo del hotel 😉 Les juro que funciona.

 

4. Proteje las prendas más delicadas

 

Siempre que llevemos prendas con telas delicadas como seda, lino, lana, asegurate de ponerlas en bolsas (preferentemente tipo ziploc para que te ocupen menos espacio y estén más protegidas). Estos tejidos se dañan muy facilmente, un aro, el bordado de otra prenda o un cierre puede arruinar tu ropa. Con esta técnica te aseguras que lleguen sanas y salvas.

 

 

5. El mundo no se acaba.

Último pero creo que el más importante… Si te olvidas de algo, no te stresses tanto. El mundo no se acaba si te olvidas algo. Si ya estás en el avión, concentrate en como compensar si lo que te olvidaste era muy importante o sencillamente, ¡De como disfrutar al máximo el viaje! Que esto es sólo un contratiempo, no te arruines la experiencia por eso.

 

¿Lista para armar la próxima maleta?

 

 

(ph: pinterest)

 

Comentarios

comentarios